sábado, 6 de abril de 2013

Crítica y conciliación de la ludificación

Una de las primeras cosas que hay que saber de mí es que soy gran aficionado a los juegos, en particular de los juegos de mesa. Estos "pasatiempos" --y las comillas son intencionales-- forman parte muy importante de quién soy. Cuando me titulé de la licenciatura logré hacerlo con un proyecto que combinara dos aspectos muy importantes de mí, los juegos y el diseño gráfico. No fue sorpresa que cuando entré a la maestría no pasara mucho antes de que tratara de enlazar esta pasión con los nuevos estudios.

Estoy convencido de que los juegos pueden ser agentes liberadores del sujeto, por lo que deben incluirse en las escuelas, sobretodo en niveles superiores. Este artículo, Crítica y conciliación de la ludificación, fue mi primer intento por articular esta idea. Mi pensar ha evolucionado desde entonces --he logrado concretar un poco más mis pensamientos flotantes--, pero lo presento tal y como fue escrito:


Los juegos de mesa seguirán guiando mis estudios de maestría. El proyecto de titulación será sobre este tema, pero sobre ello ya hablaré en otra ocasión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario